Prueba INICIA reformada

Carta publicada en El Mercurio (edición del 29 de noviembre del 2015)

Sr. Director:

Los resultados de los estudiantes chilenos mejorarán radicalmente el día que las oportunidades de aprendizaje que ofrecen las 70 instituciones de formación docente del país, se alineen con los requerimientos del sistema escolar.

Las instituciones abajo firmantes, que trabajan con estudiantes en sectores de alta vulnerabilidad social, somos testigos de los vacíos e inhabilidades que enfrentan los recién egresados en aspectos tan relevantes y básicos como conocimiento del currículo nacional, metodologías efectivas, manejo de curso y evaluación. En la práctica, resulta el contrasentido de que los docentes que egresan, después de 5 años de estudio, deben comenzar a aprender recién, cuando están ejerciendo, los conocimientos y destrezas elementales de su profesión.

Hoy, el Senado de la República está discutiendo la nueva ley de carrera docente. Nos parece urgente replantear, en forma seria y consensuada, la necesidad de la existencia de una prueba nacional obligatoria al egreso de las carreras de educación que certifique que el nuevo docente cuenta con las competencias necesarias para ejercer la docencia. Esto obligará a que las instituciones formadoras de profesores armonicen su quehacer con las exigencias y necesidades del sistema escolar, beneficiando el aprendizaje y el futuro de los más de tres millones y medio de estudiantes del país.

Magdalena Aninat S.

Directora Ejecutiva Corporación Educacional del Arzobispado de Santiago

Mariana Aylwin O.

Directora Ejecutiva Corporación Aprender

Eduardo Gras D.

Presidente Directorio Corporación Educacional Emprender

Juan Enrique Guarachi GH.

Director Ejecutivo Fundación Belén Educa

Pedro Hepp K.

Presidente Fundación Araucaníaprende

Rosita Puga H.

Directora Académica Fundación Educaraucanía